Tanto las interfaces de nuestras aplicaciones Web como las móviles permiten lograr con muy pocos pasos lo que se requiere.